Artículos en Español > Buscando a Nemo, encontrando a un héroe. Otorgar el poder a los Niños con Necesidades Especiales

English: Finding Nemo, Finding a Hero

Buscando a Nemo, encontrando a un héroe.

Otorgar el poder a los Niños con Necesidades Especiales
Por Lisa C. Greene
Pregúntame acerca de cualquier película de adultos (es decir: ¿Has visto la película tal?) y mi respuesta es probable No. Pregúntame sobre cualquier película de niños y podría decirte acerca de los personajes, la trama, y dialogo culminante de un tirón. Esto es así cuando se vive con un niño de seis años y una de cuatro años.
Por lo tanto, no debería ser demasiado sorprendente cuando te digo que fue en la película de los niños "Buscando a Nemo” que vi una gran metáfora de lo que es vivir con los niños con enfermedades crónicas y necesidades especiales. Como verá, ambos de nuestros niños tienen fibrosis quística, así que sé lo que es. Y, como el padre de Nemo (Marlin, el pez payaso) he hecho el viaje desde el lugar de sobre-protección y de "madre-preocupa-todo” a una “madre-todavía-preocupada pero manejándolo mucho mejor.”
Supongo que siempre hay margen para mejorar en la mayoría de las cosas en la vida, especialmente para ser padres. El problema con criar hijos es que quizás no nos demos cuenta que tanta mejoría realmente necesitamos hasta que es demasiado tarde (i.e. mis hijos adolescentes se convirtieron en demonios, y me pregunto qué fue lo que pasó). El problema de los padres con niños con enfermedades crónicas es que "demasiado tarde" no significa sólo un coche abollado o un poco de experimentación con el alcohol o el sexo - puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.
La lucha para resistir nuestros propios impulsos primordiales y poderosos a rescatar, rondar, y (sobre) proteger a un niño amado se juega muy bien en la película Buscando a Nemo, tal como es en los hogares de millones de familias en todo Estados Unidos y el resto del mundo. Lamentablemente, el triunfo de la superación de los impulsos y el logro de la aceptación sano, no se experimenta lo suficiente. La paradoja es que, es en el dejar ir la intensa necesidad de control y protección, que realmente se le da al niño (y a los que le rodean) la libertad de convertirse en héroes y desbloquear la grandeza del espíritu inherente al alma de quien ha aprendido a hacer frente al sufrimiento. ¡Al igual que Nemo!
Empezamos la historia de Nemo con una pareja de pececillos felices embarcándose en una de las más grandes aventuras de la vida - compartir su amor y multiplicarse al tener un hijo, o como en el caso de Nemo, ¡teniendo miles de huevecillos! Después de un inicio desastroso, donde el pescado mamá y todos los huevos menos uno son devorados por una barracuda, la verdadera historia comienza con Nemo y su padre "recogiendo los pedazos" del trauma inicial. Para hacerlo aún más conmovedor, Nemo nace con una deformación, o aleta "de la suerte.” Así pues, tenemos el trauma inicial y la discapacidad física - una receta perfecta para crear un padre dando exceso de protección, rondando, supurando excesiva preocupación por el bienestar de su hijo y de su condición. El padre limita, rescata, protege y controla a Nemo, y las expectativas de la capacidad de Nemo son bajas (debido a su discapacidad) y no tienen confianza en Nemo. Además, el papá tiene muy poco sentido del humor. Es sombrío, preocupado y nervioso acerca de cada detalle de la vida de Nemo. De hecho, la vida del papá completamente gira en torno a Nemo. ¿Suena familiar?
El gran acontecimiento en la vida de Nemo, es su decisión de rebelarse contra la naturaleza controladora y sobre-protectora de su padre. No gran sorpresa, ahí. Nemo no tiene más remedio que ejercer su independencia de una manera contraria a los deseos de su padre, porque a Nemo nunca había tenido la libertad de tomar sus propias decisiones. ¿Qué otra cosa puede hacer un pez payaso que ha sido sobre protegido, sobre controlado? Así, Nemo decide tocar un barco desafiando las órdenes de su padre sólo para demostrarle a papá, amigos, y él mismo que puede hacerlo. Y, al hacerlo (si no has visto la película), es capturado por un buzo y parece que su destino será convertirse en parte de un acuario de una oficina dental.
¿Cuántos niños con enfermedades crónicas no tienen más remedio que rebelarse contra la autoridad de los padres, al negarse a cumplir con los requisitos médicos? Si a un niño no le está "permitido" hacer la elección por la muerte, no pueden hacer la elección por la vida. Los padres deben permitir que sus hijos tengan la posibilidad de tomar la decisión "incorrecta", a fin de darles la oportunidad (y deseo) de tomar la decisión correcta. Es mejor permitir que esas decisiones (u opciones) tengan lugar en situaciones pequeñas que no amenacen la vida, de manera que el control sobre el cuerpo del niño es compartido a través de los años y del tiempo. Por ejemplo, un padre puede decir: "¿Te gustaría hacer el tratamiento de respiración antes o después de tu tarea?" o "¿Quieres que tu inyección de insulina en cinco o diez minutos?" o "¿Te gustaría tomar las píldoras con jugo o leche?" Una vida llena de pequeñas decisiones crea una" cuenta de ahorro" de control compartido que puede ser "cobrada" cuando es tiempo de tomar grandes decisiones de la vida – como ejemplo, si quiere o no vivir.
La película sigue dos pistas en este punto - la historia de la búsqueda y rescate de Nemo por el padre y la historia de la aventura de Nemo de rescatarse a sí mismo. La película se llega a ser la historia de un padre tratando de dejar ir, de aprender a confiar y aceptar, permitiendo así que el niño llegue a ser más de lo que cualquiera hubiera creído posible.
Al empezar Nemo a hacer su propio camino en el acuario, se queda atrapado en el filtro por accidente. Creo que es el primer momento decisivo de su vida. Inmediatamente, los otros peces a su alrededor saltan a rescatarlo y sacarlo. Pero Gil, el viejo maestro experimentado del acuario, los detiene y forzó a Nemo a rescatarse a sí mismo. Lea el siguiente dialogo: Nemo (en pánico), "¿me puedes ayudar?" Gil (con calma y amabilidad), "No, tú te metiste en ese problema; tú puedes salir de él." Sin rescatarlo, sin sobreprotegerlo. Gil procede a compartir sus ideas acerca de cómo hacerlo, le da aliento y altas expectativas y Nemo, logra despegarse por sí mismo. Nemo ahora se siente orgulloso de sí mismo. Su auto-imagen se dispara, ¡él puede hacerlo!
Padres eficaces no rondan, rescatan y sobreprotegen (padre Helicóptero). Ellos no demandan o dan comandos (padre Sargento). Por el contrario, son padres Consultores. Padres Consultores guían a los sus hijos a resolver sus propios problemas, dando apoyo y amor en lugar de respuestas y soluciones rápidas. Comparten el control y la toma de decisiones. Ellos expresan la tristeza y el dolor en lugar de ira, frustración o preocupación cuando los niños cometen errores. Establecen expectativas altas adecuadas. Permiten que la empatía ante las consecuencias haga la enseñanza del mal comportamiento, en lugar de un castigo. Ellos hacen buenas preguntas en vez de dar sermones y críticas. Ellos usan el estímulo, y no la alabanza. Padres Consultores enseñan a sus hijos a como pensar en lugar de qué pensar. Dan a sus niños la fundación y las habilidades para convertirse en los héroes que están destinados a ser. ¡Al igual que Nemo!
Mientras tanto, el papá está también aprendiendo algunas cosas sobre sí mismo. Mientras busca en el océano a su hijo, muchos compañeros peces y vida marina variada lo ayudan, pero uno en particular, Dory, se une a él en su viaje. Dory es un gran ejemplo de apoyo amoroso. Ella es firme, leal, preocupada, útil, reflexiva, y lo mejor de todo, tiene un gran sentido del humor. Ella es francamente divertida. Y ella si confía.
Unas pocas palabras se necesitan aquí sobre el sentido del humor. Cuando usted tiene un niño con una enfermedad crónica y otras necesidades especiales, un sentido del humor es a veces difícil de alcanzar. ¿Qué hay de gracioso acerca de los tratamientos médicos, las cargas financieras, y de ver un niño sufrir física y/o emocionalmente? Pero, mientras encontrar y desarrollamos ese sentido del humor (y si toma tiempo y práctica) se puede superar la adversidad y concentrarse en las bendiciones de la vida en lugar de sus maldiciones. Esto ilumina el corazón y disminuye la carga. El humor sólo hace la vida más divertida para todo el mundo que nos rodea. El pobre de Marlin no tiene sentido del humor en el comienzo de la película, pero después de dejar ir y aceptar a su hijo (al final de la película), su humor florece, y se hace claro que disfruta de la vida como lo revela su verdadera naturaleza como un pez payaso. Pero tuvieron que pasar un viaje con muchas pruebas para llegar allí. Humor en el exterior es un reflejo de la alegría en el interior. A veces, tenemos que fingirlo hasta que lo obtenemos. Pero, eso está bien, también. Humor en el exterior, puede traer alegría a su interior.
Dory sabe cómo divertirse en la cara de la adversidad - ver el lado bueno de la vida, y confiar en el momento. Cuando Marlin y Dory quedan atrapados dentro de la ballena, Marlin se enoja mucho. Culpa a los demás (incluyendo Dory) por sus “terribles circunstancias.” Luego golpea la pared de la desesperación. Está tan absorto en su propia situación que no ve el amor a su alrededor, la belleza de la creación de Dios, y el humor del momento (estar atrapados en el vientre de una ballena con la que Dory en realidad hablaba en lenguaje ‘balle-nezco’). Él sólo ve su inquebrantable búsqueda - el rescatar a su hijo - y su fracaso inminente (en sus ojos). Lea el dialogo entre Marlin y Dory, que marca el inicio de su aceptación de la situación en la que se encuentra. Marlin: “Yo le prometí que nunca le pasaría nada." Dory: "Es divertido como puedes prometer eso. Si bien no puede nunca pasarle nada - entonces nada en si le pasará. No es muy divertido para el pequeño Nemo.” Los padres que sobreproteger y rescatar a sus hijos erosionan sus oportunidades de vida, experiencia y crecimiento. Ellos también erosionan la oportunidad de los niños en convertirse en héroes.
El clímax de la película nos lleva a la reunificación de padre e hijo. Nota: El papá no rescata a su hijo, Nemo con la ayuda de amigos, encuentra su propia salida fuera del acuario y de nuevo en el océano. La primera vez que se reunieron Nemo y su papa, su papá de inmediato adopta su vieja actitud de protección y control, pero el espíritu perdurable y compasivo de Nemo no permitirá que su padre le impida el que pueda rescatar a los peces atrapados en la red de enmalle, que está a punto de ser llevada a la superficie del agua. Nemo ha probado el sabor de la libertad por la tiranía bienintencionado de su padre. Ahora tiene la oportunidad de convertirse en un héroe - no sólo en sus propios ojos, pero en los ojos del mundo submarino en el que vive. Su papá no tiene más remedio que dejarlo ir y darle confianza. Con esta libertad Nemo es capaz de liberar al héroe que ha estado embotellado en el interior de su alma por el control de su padre, la sobreprotección y el rescate. Y, en la liberación de ese héroe valiente, al sobresalir en la ocasión, Nemo cambia la vida de quienes lo rodean.
Creo que en el fondo de cada alma de cada niño que sufre de una enfermedad crónica, este mismo héroe está a punto de estallar queriendo salir. Como padres, podemos animar a nuestros niños a convertirse en ese héroe, que enfrenta la vida con valentía y alegría en la cara de la adversidad y sufrimiento. Al hacer esto, también nosotros nos convertimos en héroes - tanto para nuestros hijos y para los que nos rodean. Al modelar esto, les enseñamos a nuestros hijos cómo liberar al héroe dentro de ellos. No es un camino fácil, pero si uno que vale la pena. Pregúntale a Nemo. Y, a su papá.
                                    *********
Este material es del libro “Parenting Children with Health Issues: Essential Tools, Tips and Tactics for Raising Kids with Chronic Illness, Medical Conditions and Special Healthcare Needs” por Foster W. Cline, MD y Lisa C. Greene. El Dr. Cline es un psiquiatra infantil conocido, autor y co-fundador del popular programa de crianza de los hijos con Amor y Lógica (www.loveandlogic.com). Lisa es la madre de dos niños con fibrosis quística y entrenadora de padres. Para los artículos, descargas de audio, y las respuestas a sus preguntas visiten: www.ParentingChildrenWithHealthIssues.com.

Copyright © 2004-2013 por Lisa C. Greene. Todos los derechos reservados. Reproducido con permiso del autor.
"Finding Nemo, Finding a Hero" by Lisa C. Greene